27 may. 2011

No es un Adiós, es simplemente otro Hola

Ricardo Gutman
Hace tiempo que lo venía pensando pero no me animaba a hacerlo. Es que las cosas que salen de uno cuesta dejarlas. Lo que me sobra fue eso, el primer intento de una persona de publicar de manera seria e independiente, de expresar por afuera de lo establecido las opiniones y análisis y ponerlas a consideración. También fue parte de algo real que hasta el día de hoy puedo palpar: para un tipo como yo, con sus ideas y opiniones, es muy difícil trabajar en los medios de San Cristóbal. Bien sé que eso no ocurrirá, por lo menos en estos pagos. Y eso que no soy jodido. Eso también habla de los otros.
Pero todo tiene su tiempo y ya es hora de dejarlo y seguir. Confieso que lo que me sobra fue volviéndose un lastre y cada vez se hacía más pesado actualizar. Es tiempo de cambiar, simplificar, evolucionar. Por eso dejo Lo que me sobra para poner lo que tengo. Es en esa línea en la que se inscribe Permítaseme Desconfiar, el nuevo proyecto que ya tiene su primer publicación y que como verán conserva lo anterior a modo de archivo, porque son cosas que no quiero perder. Espero que este nuevo proyecto logre convencer a los díscolos que nunca publicaron en este lugar, espero que los amigos se animen, no solamente para mí estará disponible el espacio y como todo lo nuevo te pone pilas pienso hacer las cosas que prometía y nunca hice, las entrevistas que tengo colgadas y todas esas cosas que quedaron en el tintero.
Gracias a todos los que leyeron alguna vez alguna nota del blog, a los que estuvieron a favor o en contra, a los que comentaron y a los que pasaron sin pena ni gloria. Todos sumaron un poco y las estadísticas no mienten, no fueron pocos los que pasaron por acá. Nos vemos en Permítaseme desconfiar. Sean felices. Y despierten.  

24 may. 2011

Fantasmas


Gracias al Pancho Bassano que la trae a San Cristóbal

23 may. 2011

Para conocernos

Los gorilas (género Gorilla) son primates herbívoros que habitan los bosques de África central. Es el más grande de los primates vivos. Su ADN es en un 97%–98% igual al humano, siendo el más cercano a éste después del de las dos especies de chimpancé. El físico y misionero estadounidense Thomas Staughton Savage fue el primero en describir el gorila occidental, al que llamó Troglodytes gorilla, en 1847 a partir de especímenes obtenidos en Liberia. El nombre es derivado de la palabra griega γόριλλαι (gorillai), que designaba a una «tribu de mujeres peludas» descrita por Hannón el Navegante.
Los gorilas se desplazan generalmente a cuatro patas. Sus extremidades anteriores son más alargadas que las posteriores y se asemejan a brazos, aunque son utilizadas también como punto de apoyo al caminar. Los machos miden entre 1,65 y 1,75 m de altura, y pesan entre 140 y 200 kg. Las hembras pesan aproximadamente la mitad que los machos. Aun así, un gorila obeso en cautividad ha alcanzado los 270 kg. La estructura facial del gorila se conoce como de «mandíbula protuberante», pues la mandíbula es mucho mayor que el maxilar.
La gestación dura 8 meses y medio y normalmente pasan 3 ó 4 años entre nacimientos. Las crías viven con sus madres 3 ó 4 años. Las hembras maduran cuando tienen entre 10 y 12 años (en cautividad, antes );los machos entre los 11 y los 13. La esperanza de vida es de 30 a 50 años. El Massa, del zoológico de Filadelfia, tiene el récord de longevidad: murió a los 54 años.
Los gorilas son mayoritariamente vegetarianos, y comen principalmente frutas, hojas, brotes, etc., si bien pueden llegar a consumir algunos insectos, lo que representa sólo del 1 al 2 por ciento de su dieta.
Además, todos los gorilas comparten el mismo tipo de sangre (B) y, como los humanos, cada gorila tiene huellas digitales únicas que lo identifican.
Hasta hace poco, se consideraba que había tres especies de gorila: el gorila occidental, el gorila oriental y el gorila de montaña. Ahora se considera que el gorila está dividido en dos especies, divididas a su vez en dos subespecies cada una. Más recientemente se ha reclamado la existencia de una tercera subespecie en uno de estos grupos.
Los científicos continúan estudiando las relaciones entre distintas formas de gorilas. A continuación aparecen según la clasificación que cuenta con myor consenso científico:1
Gorila occidental (Gorilla gorilla )
Gorila occidental de las tierras bajas (Gorilla gorilla gorilla )
Gorila del río Cross (Gorilla gorilla diehli)
Gorila oriental (Gorilla beringei)
Gorila de montaña (Gorilla beringei beringei)
Gorila oriental de las tierras bajas (Gorilla beringei graueri)
Se ha propuesto una tercera subespecie de gorila oriental, la cual no ha recibido una denominación latina completa: es la población de gorila de montaña de Bwindi; esta forma es llamada a veces el «gorila de Bwindi».
Los gorilas son muy cercanos a los humanos y están considerados como altamente inteligentes. Unos pocos individuos en cautividad, como Koko, han aprendido un lenguaje de signos simplificado.

Fuentes: 
http://bit.ly/c0FOeN

Resumen... y después de todo sigo

20 may. 2011

Lejos del knockout

Ricardo Gutman

No tendría que ser justamente hoy el día en que escriba. Es verdad que hace mucho tiempo que no escribo nada para el blog pero creo que sabrán comprender, la campaña insume gran parte de mi tiempo y para pesar mío la actualización del blog ha quedado relegada.
Y es que alguna vez tenía que pasar. Escribir es hermoso, analizar es un trabajo que produce muchas satisfacciones y plasmarlo en una publicación es siempre un hecho maravilloso. Esta posibilidad de publicar de manera independiente, no al menos desde las estructuras ya establecidas, genera otro tipo de relaciones con el lector. Sin ir más lejos pueden comentar lo que uno escribe, por más que muchos comentarios persigan la descalificación o crean que de alguna manera uno se va a amedrentar ante esa agresividad cobarde. Ni siquiera se hacen cargo de lo que escriben.
Pero alguna vez tenía que pasar. Hablar de política es hermoso. Y hasta cómodo. Pero no es lo mismo que estar adentro, en el cuadrilátero, dando la batalla. No es lo mismo relatar una buena piña que sentirla en la quijada. No señor. Duele más adentro del ring. Y así, todo magullado, aunque recién empieza la cosa, me pongo a escribir.